domingo, 11 de mayo de 2014

Ruta épica - 10 de mayo de 2014


La épica es un género literario en el cual el autor presenta hechos legendarios, elementos imaginarios y que generalmente quiere hacerse pasar por verdaderos o basados en la verdad o lo cierto, o ligados en todo caso a un elemento de la realidad, o ficticios desarrollados en un tiempo y espacio determinados. Pues bien, la ruta del sábado fue épica, pero no porque fuera imaginada o alejada a la realidad, sino por la dureza de la misma y el encadenamiento de puertos.

A las 6 de la mañana aparecemos en la Ballena Verde, lugar de salida, FerIr, Ramontxu y yo. Vamos pertrechados con luces y reflectantes, ya que aún es de noche, aunque por poco tiempo. Para calentar piernas y acostumbrarlas a lo que se les avecina, decidimos comenzar con el Puerto de Etxauri. En el repecho anterior al pueblo, ya está amaneciendo claramente. Comenzamos la subida con fresco, pero ya con la luz del día. La subida nos la tomamos con calma, pues nos esperan por delante unos cuantos puertos y muchos kilómetros.

Disfrutando del paisaje coronamos el puerto y nos tiramos para abajo. La bajada hace frío y no hacemos más que esperar que llegue el siguiente pueblo. Pasamos por el pueblo de José Miguel Echávarri, Abárzuza, y FerIr propone pasar por Eraul, para evitar Estella y salir directamente a la carretera que se dirige hacia Urbasa. 

Nos metemos en una pista cementada y veo con horror que comienza una subida nada despreciable. Las piernas vuelven a entrar en calor y subo el Alto de Eraul sin meter el último piñón. Cae el segundo puerto del día. En el pueblo reponemos agua, comemos algo y comenzamos una bajada en la que pasamos bastante frío. A partir de Larrión, la carretera va picando hacia arriba, acercándose a la Sierra de Urbasa. En Barindano, comenzamos a subir Urbasa. Al comienzo de la subida, planteamos cruzar la sierra por Opakua, en lugar de Urbasa, así que tomamos el cruce que nos lleva a este alto por Eulate y Larraona. La subida es bastante irregular, pero coronamos a 1.000 metros de altitud. Yo me sorprendo, porque en la subida no he quitado el plato. O las piernas iban muy bien o el puerto no era especialmente duro.

Ya ha caído el tercer puerto de la etapa.

La bajada es muy rápida. Sin grandes problemas superamos los 70 kms/h. Llegamos a Salvatierra, en tierras alavesas. Pasamos por Landa y nos alcanzan un grupo de txirrindularis vitorianos, a los que nos enganchamos y comenzamos a rodar por encima de los 40 kms/h. Como somos egüesibar, Fernando se marca un relevo, poniendo a todos en fila india y cesando en las conversaciones. Se sorprenden al oirnos que ya llevamos 120 kms. en las piernas y que pretendemos volver a casa pasando por Beasain.

Nos despedimos en el cruce, donde ellos toman dirección Vitoria y nosotros comenzamos a subir el Alto de Arlabán. O el Gobierno Vasco ha aplanado las carreteras, o mis piernas funcionan mucho mejor, pero el puerto (tiene cartel en el alto) me parece de muy poca entidad.

Ya ha caído el cuarto puerto del día.

Al comienzo de la bajada se encuentra la imagen de la Virgen de Dorleta. Nos detenemos para hacernos unas fotos y pedirle que nos eche una mano en la Bordeaux-Paris, que falta nos va a hacer.

La bajada, muy rápida, la compartimos con coches y motos que parece que van haciendo carreras. Pasamos por Oñati y en cruce al Santuario de Arantzazu. Dejaremos esta subida para otra ocasión, ya que hoy todavía nos queda trabajo. 

A la salida de Oñati comienza el Puerto de Udana. Al comienzo del puerto aparece una señal de rampas al 7 por 100. ¡Pufff, lo que nos espera! Sin embargo, el puerto no reviste dificultad. Es bastante tendido y lo subimos con alegría.

Hemos pasado el quinto puerto del día.

Justo terminar de bajar Udana, tomamos un cruce siguiendo los sabios consejos de FerIr. Esa carretera nos llevará a Beasain acortando algo la distancia, pero pasando una pequeña subida. ¿Pequeña subida? Nos encontramos ante el Puerto de Aztiria. No es muy largo, pero las rampas oscilan todo el rato entre el 7 y el 8 por 100. Menos mal que las montañas del País Vasco no son muy altas, porque afortunadamente los puertos no son muy largos. La bajada se nos hace larga por una carretera empinada y con un asfalto en no muy buenas condiciones.

Hemos superado el sexto puerto del día.

Tras pasar Idiazabal, llegamos a Beasain y buscamos un bar donde podamos comer un pintxo. Nos sentamos un rato y hablamos de lo que ya llevamos a las espaldas. Hemos recorrido alrededor de 180 kilómetros y aún nos queda un puerto para entrar en Navarra, el Alto de Lizarrusti.

Tras comer y beber, reemprendemos la marcha con nuevas energías, remontando el valle y acercándonos al Alto de Lizarrusti pasando por el pueblo de Ataun. Decidimos subir de charla, contando chistes, pero a buen ritmo. Ramontxu dice que en el bar del alto se va a tomar un helado, pero desgraciadamente está cerrado. Nos conformamos con llenar los bidones en la fuente y tirar para abajo.

Hemos dejado atrás el séptimo y último puerto del día.

En el alto de Lizarrusti cumplimos los 200 kilómetros de etapa y aún nos queda llegar a casa. La carretera es bien conocida. Dejamos atrás Arbizu, Lacunza y Huarte Araquil y llegamos a Irurzun. Nos quedan sólo 26 kilómetros a casa. Nos hemos ganado un café en la plaza del pueblo.

Al volver sobre la bicicleta pensaba que la subida a Atondo se me iba a hacer muy dura. No es lo mismo hacerla con 30 que con 240 kilómetros en las piernas. Pero la subimos ligeros. Las largas sesiones de entrenamiento que hemos hecho este invierno han dado sus frutos.

Pasamos Asiain, Arazuri y Orcoyen. Ya estamos en Pamplona. En la rotonda de Cuatro Vientos nos despedimos. Cada uno vuelve a su casa. Hemos vivido una etapa épica. Han sido 260 kilómetros y 3.400 metros de desnivel ascendido. En menos de la mitad de la distancia de la Bordeaux-Paris hemos hecho todo el desnivel de la ruta. Creo que estamos más que preparados. Ahora hace falta que no falle ni la mecánica ni la intendencia.

Esta sí ha sido una ruta épica. Y es mi última etapa larga antes de la Bordeaux-Paris.

Nos vemos en París.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.