domingo, 29 de mayo de 2011

Krónika de "pues por ese lado es un poco más dura" 28-05-2.011

Mañana soleada. Solamente 7º de temperatura y ligero viento Norte.
En salida, como viene siendo habitual, la cuarentena. Si bien en otros días se había superado esta cifra, los kilómetros a recorrer y la relativa dureza del recorrido han podido retraer a algunos habituales de las salidas sabatinas.
Reunión de pastores en Olaz para decidir el camino que vamos a seguir los Ks amateurs. En este grupo no incluimos a Kepa, ya que milita en otra liga. Los restantes cuatro Ks decidimos, tras una sugerencia de PakoPar, ir por Belate y Egozkue si las fuerzas nos acompañan.
La salida hacia Ororbia se realiza con la calma y el sosiego que se podía esperar en una etapa de cierto calibre como la que teníamos delante, pues no señor, desde el principio el ritmo es bastante alto y exigente, lo cual no es suficiente para unos cuantos Eguesibars que, a las primeras de cambio, se marchan por delante.
En el túnel de Irurtzun vamos con bastante precaución, pero la luminosidad es alta por lo que el peligro es mínimo. A la salida del túnel, un grupo aprovecha para acelerar la marcha por lo que el resto nos quedamos por atrás, afrontando la subida hacia Lekunberri de manera tranquila y ante la atenta vigilancia de Kepa que va cerrando el grupo por si alguno se despista.
En Lekunberri, ante el asombro de todos, nadie decide ir por el camino corto, por lo que el grupo que pone dirección Uitzi está compuesto por la totalidad de los que hemos llegado a Lekunberri. El hermano JaviK, en un alarde de inusual independencia matrimonial, decide que ya es hora de empezar a hacer los recorridos largos y dejar bien claro quién manda en su casa. Ya nos contará cómo fue el recibimiento cuando llegó a su casa hacia las 14:00…
La subida a Uitzi la hacemos en varios grupos. El relator sube con JaviK, del cual no me separaré en todo el día. Por detrás vienen Pako, JK &Cía. La bajada hacia Leitza es larga y reconfortante, pero algo fresca debido a lo sombrío del trazado. Yo iba de manga larga y lo agradecí porque la temperatura no terminaba de subir. Al llegar a Leitza y, tal y como marcaba el calendario de salidas al ser una parada de reagrupamiento, el grueso del pelotón estaba esperando a los demás. Pero ¡¡¡Oh, sorpresa!!! el pelotón había esperado a unos sí y a otros, no. Seguidamente, hemos puesto dirección a Ezkurra JaviK, Carlos Beloki et moi, con PakoPar y compañía por detrás. Poco antes de la llegada, José Luís nos ha pasado para ir a preparar el almuerzo.
Después de un almuerzo relativamente prolongando, el grupo ha salido zumbando en dirección a Doneztebe. La bajada no es fácil ya que el firme no es de lo mejorcito que te puedes encontrar y algunas curvas son complicadas de negociar a alta velocidad. Poco a poco el grupo se ha ido compactando y por la zona del errota de Zubieta la mayoría forma un solo grupo, pensando que nosotros somos los últimos. Lo que no sabíamos es que por detrás todavía quedaba una buena koadrilla. En Doneztebe, Kepa ha recordado la ausencia de los de detrás pero un buen número de compañeros ha hecho caso omiso al recordatorio y han seguido hacia delante. Una vez que ha aparecido el grupo trasero, hemos puesto dirección hacia Irurita. En la zona de Narbarte se establece el consenso entre los Ks de ir por Artesiaga, tal y como marca el recorrido oficial de la salida. Como la inmensa mayoría sabe qué nos espera después de Irurita, dejamos que el grupo principal se vaya alejando. Nosotros tenemos otra carrera en mente.
La subida la afrontamos los cuatro Ks sobrevivientes más el amigo Beloki. A Kepa le hemos otorgado dispensa para que se vaya a batir el cobre con los de su nivel. Subimos los cuatro poco a poco pero a ritmo constante. Aunque no nos la ha dicho, Pako va un pelín acalambrado. Lo vamos notando cuando se va quedando, pero como es viejo en estas lides, nos dice eso tan socorrido de “vosotros ir a vuestro ritmo que yo voy al mismo”. J.K., JaviK, Beloki et moi vamos liquidando kilómetros al ritmo que nos permiten las rampas, es decir, despacio y charlando de todo lo que se nos ocurre para que el tiempo pase rápido. Como J.K. es el que más experiencia tiene en el puerto, nos va anunciando las características de la subida en cada curva, descansillo o gran rampa. Poco a poco Beloki se va quedando y como viene PakoPar por detrás, los tres restantes afrontamos los kilómetros que nos quedan vislumbrando a lo lejos a Ferir, el cual no va a una velocidad mucho menor que la nuestra ya que tardamos bastante en darle caza. Cuando nos estamos acercando a él, nos pasa la furgoneta con PakoPar de copiloto después de que los calambres se hayan cebado con él. Paran unos cientos de metros delante a la altura de Ferir con la intención de avituallarnos, pero estamos como para parar… La subida es lenta pero con ritmo constante pero Ferir prefiere seguir a su ritmo y le vamos dejando atrás. Cuatro kilómetros antes de Artesiaga hemos visto cómo bajaba Kepa, todo pundonor, a buscarnos, pero le hemos dicho que no éramos los últimos y ha seguido para abajo. Y en esto que llegamos al cartel verde de Bertiz. Mira que J.K. nos había advertido de que después de ese cartel había un kilómetro y medio de espanto, pues era peor de lo previsto. A partir de ese momento, mis dos compañeros de subida han seguido a su ritmo y el mío ha ido decreciendo poco a poco hasta llegar a la mínima expresión. En ningún momento los he perdido de vista, pero alcanzarles era del todo imposible, por lo que he puesto martxa de pulsómetro y a sufrir… Un rato antes de llegar a arriba, también ha bajado Obeko en busca de los pobres, pero igualmente le he dicho que, hoy, no era el último y ha seguido dirección Irurita. Claro, como este puerto es su segunda casa…
Cuando he llegado a Artesiaga, estaba esperando J.K. con cara de “qué te había dicho del último kilómetro y medio…” Si llega a faltar un kilómetro más, subo por la hierba… he conseguido decir de manera entrecortada. Al poco tiempo han aparecido Ferir, Beloki, los ángeles de la guarda y la furgoneta. Avituallamiento de agua, coca y de todo lo que quedaba en la furgoneta y PakoPAr que tiene tantas ganas de tirarse puerto abajo que se iba sin casco…
En el cruce de la Errobi Borda está el grueso del pelotón esperando, por lo que después de que alguno hubiera cogido agua, hemos puesto dirección a Iruña. Diego, con bueno criterio, ha solicitado una marcha agrupada hasta Pamplona, a lo que todo el mundo ha asentido sin comprender exactamente el significado de esas palabras, ya que antes de llegar a las canteras ya se había roto el grupo en mil pedazos como consecuencia de la velocidad imprimida por algunos. Esto no tiene remedio ni cuesta abajo. El resto, aproximadamente una docena, comandados por Obeko & Cía hemos llegado a Olaz de manera más o menos ordenada. Parada para recoger de la furgo la mochila y a Mendillorri con Pepe.
Total: 155 kilómetros a 27,00 kms/h.
Primer día de más de 150 kms. y primer día de Artesiaga versión Norte. Por lo hemos llegado.
Como la etapa ha sido tan larga, espero que los demás partícipes hagan sus aportaciones porque soy consciente de haberme olvidado de cosas por la falta de riego provocada por el esfuerzo, ya que aunque no lo parezca, llegué justito... que sí que lo parecías...


Agur bero bat, Karlos.

.

4 comentarios:

Pako dijo...

Muy buena krónika minúskula. Me esperaba más caña para mis calambres, pero bueno, jejeje.
No se que coño pasa últimamente con el blog, pero desde ayer no se podían poner comentarios.
He cambiado el sistema, mientras localizo el problema, espero que funcione.

CICLOTURISTAS DE NAVARRA dijo...

Bonita mañana la que pasamos.
Al que no le ví (Y mira que lo busqué) en el Km 51 es a la Sombra.

Bla,bla,bla.......

El Azote

Pako dijo...

El sábado más y mejor

Karlos dijo...

Bueno, parece que esto ya va bastante más rápido que antes.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.