domingo, 20 de junio de 2010

Krónika de la Trepa 2.010

LA VÍSPERA
Me gusta ver el ambiente de la Feria que se organiza en Sabiñánigo y me presento allí hacia las 18:00. Muy poca dificultad para aparcar. Es lo bueno que tiene situar estos eventos en un polígono comercial, es que siempre encuentras algún sitio donde dejar el coche.
Llamaditas de teléfono y enseguida me encuentro con Goiko, los hnos. Andikoetxea, PepeAl y compañía. Luego aparecen el Presidente, Carlos Beloki, Héctor Alzugaray y Sra. (que sólo están de turismo) y Carlos Burguete, al que se le empieza a notar el descenso de volumen, tanto en el aspecto como es su tiempo en la carrera (en 2.009 hizo 4:27 y este año 3:34). Por último, aparecen Obeko y su cuñado Santi. Este último es un mákina total: ha habido años que ha terminado la QH llevando sólo 750 kilómetros.
Después de dar una vuelta, los inquilinos de la casa de Orús deciden irse ya para su alojamiento (a las 18:30), no sé que les darán en esa casa que todos querían irse, salvo en el caso de los hnos. Andikoetxea que a esas horas ya tenía cara de estar total y completamente concentrados en la etapa del día siguiente y eso que no tenían ni idea de lo que les esperaba.
Visto el panorama, La familia Alzugaray, Carlos B., Obeko, su cuñado y el que suscribe se fueron, para no romper la tradición, a esa terraza que se había convertido en una tradición pre-sanferminera. Estuvimos hasta las 20:00 y luego, cada mochuelo a su olivo. Carlos B. tenía hotel en Sabiñánigo, Obeko y compañía en Formigal, Alzugaray en Villanúa y yo, como siempre, con los de Urretxu a Jaka (que los fines de semana es más euskaldun que Gaintzurizketa).
Sin que sirva para crear una envidia mal sana, hay que resaltar que el Goierri K.E. lleva habitualmente a la QH entre 40 y 45 participante y a la Treparriscos, otros tantos, en total este año, 86. Es un club con más de 200 fichas federativas, sólo en cicloturismo, sin contar categorías de competición. Sin más…

EL DÍA DE AUTOS
05:30. En Jaka el cielo amanece completamente despejado, por lo que la temperatura es de unos 6º. Desayuno y a las 06:30 camino de la salida.
El año pasado aparcamos en la carretera, justo a la entrada de Sabiñánigo y al ir a recoger los coches hubo algunas malas sorpresas con forma de multa, así que este año decidimos aparcar en la parte de arriba habilitada al efecto y que se encuentra a unos 500 metros de la salida.
Para cuando bajamos hacia la salida, los participantes en la QH ya se están colocando, ocupando todo el ancho y el largo de la calle que desemboca en la salida-meta.
Se ven mallots de todas las partes del Estado y de algunos clubes franceses. De las bicicletas ni hablamos, ya que la mayoría de la gente lleva unas máquinas de ensueño. Yo, porque no anduve listo, pero en algún stand debían estar regalando Treks Madonne y Dogmas.
A las 07:30, txupinazo y salida de los mayores. Cada minuto o minuto y medio la cola se paraba y vuelta a empezar. En una de esas paradas, se quedan a mi lado Obeko y su cuñado Santi. Nada hacía presagiar lo que le ocurriría 175 kilómetros después. En total, tardaron casi 25 minutos en salir todos. Uno que ya empieza a ser perro viejo, se colocó en el jardín que limita con el asfalto y en cuanto pasó el último de la QH, zas, a la calzada y en primera línea que luego la gente se amontona. Entre tanto, el nervios de Héktor que había aparcado, no el quinto pino, sino casi en Jaka, venga a llamarme para decirme dónde estaba, por dónde iba… menos mal que estaba acompañado de Ander, un colega, que imponía un poco de orden, y eso que yo le había entregado todo un dossier de dónde de aparcar, colocarse para la salida, etc… esa juventud…
Colocadito en primera línea, como el año pasado, veo que aparecen los VIPs: Joseba Beloki, Marino Lejarreta y Peio Ruiz Cabestany, con lo que me quedo en segunda fila, pero bien acompañado.
A las 08:00 y después de multitud de fotos a los VIPs y con los VIPs, salida acelerada, como viene siendo habitual. El objetivo es hacer el recorrido en 02:50. Veremos el resultado.
Al kilómetro ya veo a Héktor que, por fin, se ha colocado donde le dije. Él está mirando hacia todos los lados, pero no me ve hasta que le saludo a él y a su amigo Ander. Cogemos el cruce a la izquierda y comenzamos la primera tachuela del día. Es una subida tendida que en algunos tramos alcanza un porcentaje del 5 ó 6. Héktor, con esa frialdad calculadora que le caracteriza, empieza a decir que no puede seguir el ritmo, que si las piernas, que si no he calentado, etc… y eso que ha dejado el coche a casi ½ hora de donde les he pillado. Su compañero, un tipo con un aspecto de ciclista neoprofesional y el que suscribe le animamos a remontar el bache emocional pero no atiende a razones. Al llegar al primer alto, nos dejamos caer y Héctor va adelantando a todo el mundo que él, subir no subía, pero bajar, bajaba a toda pastilla. Segunda tachuela y vuelta con la misma cantinela, que no voy, que me vuelvo, que abandono… En un momento, me distancio de ellos dos y, como el nivel de Héktor es mayor que el mío, deduzco que me cazarán pronto. Luego me entero que su compañero había pinchado, así que no les volvería a ver hasta el encuentro en la carpa de la Cruz Roja.
Cada vez me voy sintiendo mejor y me apunto a un grupo que, en seguida, veo que tiene un nivel superior al mío. Pero a capacidad de meterme en donde no puedo, no me gana nadie y aguanto, a una velocidad tremenda, que casi nos hace estrellarnos contra una esquina en Biescas, hasta Bubal donde mis dotes de escalador profesional me colocan en mi sitio. No les pierdo de vista pero ya no puedo seguir su rueda. Gracias a Dios, hay otros cuantos que se encuentran en mi situación y vamos subiendo poco a poco dando relevos en la medidas de nuestras posibilidades. Llegada al alto de Bubal (01:00 desde la salida) en el tiempo programado y pequeña bajada. El año pasado se me atragantó totalmente esta subida pero este año la he hecho con mucha más soltura. Me imagino que 10 kilos menos y los consejos de Kepa más surtiendo efecto.
Bajada de Bubal y acelerón importante hasta Escarrilla en el grupo que habíamos subido más algunos que vamos cazando. Pulsaciones altas pero cuando llegamos al túnel y veo que vamos 01:13 veo que voy cumpliendo el programa estrictamente. Este año la organización ha discurrido un poquito y ha decidido que para arriba se sube por la antigua carretera que rodea el túnel, dejando éste para el sentido de bajada. El desvío del túnel es un mini puerto corto pero con unas rampas potentes que hacen mella. Bajada a la carretera nacional y pasados unos cientos de metros, giro a la derecha y paso por la presa del embalse de Lanuza.
A partir de ese momento me empiezo a sentir raro, no el sentido de rrrrrrarrrro rrrrarrrro como es Pako algunas veces, sino en el sentido de que la parte intestinal me empieza a molestar de una manera cada vez más intensa. Subida hasta Sallent en grupo, pero noto que cada vez me encuentro peor. En Sallent miro a izquierda y derecha y no veo ningún WC donde parar, así que tira para arriba. El año pasado, el Portalet desde Sallent lo hice adelantando a un montón de personas. Este año daba gracias si podía mantener una mínima velocidad. Veía que cada vez me encontraba peor, pero decido que voy a aguantar hasta Formigal y ya pararé en los WC portátiles. Un kilómetro antes de la cima empieza a llover pero miro hacia el valle y veo que en Escarrilla no llueve así que decido no parar a ponerme el chubasquero. Si paro, me tendría que esconder detrás de un árbol … Cada vez llueve más pero ese no es mi mayor problema. Intento acelerar poniéndome de pie, pero la verticalidad no es una postura adecuada para aguantar la llamada de la naturaleza, así que vuelta a sentarme y a aguantar en sentido literal.
Al llegar a Formigal dos sorpresas. La buena es que, para mi asombro, he llegado en 01:53, sólo tres minutos por encima de lo programado. La mala, para mi desesperación, es que no hay WC portátiles por lo que mi consternación aumenta y llega la hora de decidir dónde parar. En Formigal llueve intensamente y estaremos a unos 6 ó 7 grados y no es cuestión de exhibir las partes pudendas en medio de la urbanización, así que tira para bajo con la carretera hecha una balsa. Giro en la rotonda y empiezo a mirar a la derecha buscando un lugar adecuado, pero me quedo alucinado cuando veo a Riki Abad que empieza a bajar el Portalet en su epopeya QH a pie. Sí señor a pie. Había salido la noche anterior de Sabiñánigo y ya enfilaba el valle hacia la meta. Este fenómeno de naturaleza lleva 150 kilómetros corriendo y yo preocupándome de defecar. En esto veo una pequeña hondonada en la cuneta y decido que he encontrado el ansiado WC, aunque este no tiene ni puerta, ni techo, ni paredes. No voy a describir nada más … pero mientras estoy allí veo cómo me adelanta Riki Abad que se queda mirando una bici solitaria que está apoyada contra una señal de tráfico sin nadie cerca. Al cabo de 3 ó 4 minutos me reincorporo a la carretera y me doy cuenta que mi objetivo de 02:50 se me va escapando poco a poco. Sólo tengo una hora escasa para llegar a meta, pero nada más montarme en la bici veo cómo me voy encontrando cada vez mejor. Como un poco, bebo y al ataque.
La carretera está mojada por lo que la bajada hasta el túnel de Escarrilla hay que hacerla con mucho cuidado sobre todo para un ciclista como yo que no es un experto bajador. Pasado el túnel la carretera está completamente seca por lo que acelero a tope, pensando que quedan casi 40 kilómetros que debería hacer en unos 50 minutos.
La bajada del Portalet desde Escarrilla es impresionante, Kepa lo sabe, con buena pendiente y anchura considerable. La carretera está completamente seca y me lanzo a todo lo que puedo pero hay gente que me pasa como una exhalación. Algunos se van poniendo al lado y formamos un grupo bien avenido. Dos o tres vamos dando relevos con la intención de incorporarnos a un grupo de 5 ó 6 componentes que van dando relevos de manera milimétrica. Voy a 160 pulsaciones cuesta abajo y como no les cojamos me quedaré tirado como una colilla. Con unos cuantos relevos más conseguimos enlazar con ese grupo y poco a poco voy recuperando el aliento. Miro el cronómetro y calculo que llegaré sobre las tres o tres y cinco horas.
Pasados unos instantes empieza la clase didáctica de ciclismo en grupo. En el grupo al que me he incorporado van Joseba Beloki y Marino Lejarreta con un grupo de amigos entre los que veo caras conocidas del ciclismo de hace años pero a los que no puedo poner nombre. Estos señores van dando relevos manteniendo en el llano, en algunos momentos, velocidades de 45 y 50 k/h, pero al llegar a los repechos, pequeña bajada de intensidad que se recupera cuando la carretera se vuelve plana. Vamos, igual que el Eguesibar. Beloki y otro de Gorena llevan la voz cantante y cuando alguno de los demás, aunque sólo fuera por educación, intentamos dar algún relevo, nos dicen amablemente que no nos preocupemos, que ya lo hacen ellos. Voy a 155 pulsaciones en el llano, pero veo que es el grupo bueno y si con alguien puedo mínimamente enmendar la pérdida de tiempo va a ser con esta gente. Es increíble, pero las variaciones de velocidad a lo largo de 30 kilómetros son mínimas y la cadencia a la que circula esta gente es altísima. Una cosa curiosa, cuando empiezan los repechos todos estos pros cambian de piñón casi a la vez y al llegar al llano vuelta a cambiar todos a la vez como si el mando de una bici cambiase los piñones de las otra cinco.
En esto vemos que nos vamos acercando a Sabiñánigo y, aunque sólo sea por educación, doy algún relevo y, por unos cientos de metros, voy tirando de Beloki, Lejarreta y compañía. Al llegar a la recta de meta, se van quedando detrás y se ponen todos en paralelo. Me imagino que será para la foto, por lo que me adelanto al grupo y esprinto intentando arañar algunos segundos al cronómetro. Llegada a meta y 02:53. No es el tiempo programado pero después de todas las peripecias por el Portalet, no está mal. Eso sí, el mérito de haber recuperado el tiempo se lo debemos a los amigos Beloki, Lejarreta y compañía que aparte de llevarnos volando, nos dieron una clase práctica de ciclismo in situ y gratis.
Cuando paso la meta veo que me encuentro perfectamente, bastante mejor que el año pasado, y con ganas de seguir unos kilómetros más. Me imagino que será la euforia de la meta.
Al cabo de unos de media hora llamo a Héktor para que me cuente si se ha ido a Pamplona o está por ahí. Me cuenta que va camino del puesto de Cruz Roja ya que se ha caído después del cruce de Biescas a unos 10 kilómetros de meta. Por lo visto, el afilador ha hecho acto de presencia y al suelo.
He hablado con él esta tarde y me ha dicho que lo más grave era un dedo de la mano izquierda que lo tenía bastante inflamado, pero que mañana iba a ir a trabajar. Unos diez días de descanso bicicletero y vuelta a la carretera.
A esto de la 13:00, a comer con de Urretxu que el día se está poniendo fresco. Luego ducha en Jaka y vuelta para Pamplona. A las 17:3º en casa y a contar la batallita del día.
El año que viene más y espero que algo mejor, siempre mejor.

3 comentarios:

CICLOTURISTAS DE NAVARRA dijo...

Joder Karlos
Quién te iba a decir a tí que ibas a ir tirando de Beloki o Lejarreta.
Ya veo que disfrutaste como un enano(Me alegro mucho)
La krónika perfecta y detallada excepto que no nos has dicho lo ásperas que estaban las hojas y hierbas de Portalet .,jajajajajajaj

Un saludo campeón

Kepa

Pako dijo...

Bueno, ya lo has conseguido, nos das mucha envidia, sana pero envidia. Me ha acojonado el que dejaras tirado a Héktor. ¿Qué has hecho esta semana que no te he controlado?. Le vamos a mandar al enfermero que te haga una analítica completa de estimulantes, jejeje.
Supongo que como algún ganador anterior, habrás tenido a todo el equipo de Urretxu tirando para ti.
Fuera de coñas, enhorabuena.

CICLOTURISTAS DE NAVARRA dijo...

Karlos, muy buena crónica y enhorabuena a todos los participantes del QH y Trepa, menudo día de perros.
Por cierto Karlos me han llamado del Gobierno Aragonés que el regalo que les dejaste en la cuneta no es de su agrado, así que ya puedes pasar a retíralo cuanto antes.

Un saludo a todos.
Héctor.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.